la-biometría

Denominamos biometría a las medidas biológicas o a las características físicas que pueden ser utilizadas para poder identificar a las personas.

La palabra biometría proviene del griego “bios” o vida y metrón o medida.

Aún que nuestras huellas dactilares o los exámenes de retina son las opciones más habituales de tecnologías biométricas, también existen otros métodos menos conocidos y convencionales.

 Los investigadores afirman que la forma de nuestras orejas y la manera en las que los individuos caminan, los olores corporales que emitimos y nos identifican, las venas de nuestras extremidades e incluso el contorno de nuestro rostro son factores únicos.

Dado a que las características físicas son bastante constantes y diferenciables, incluso en el caso de hermanos gemelos, estas se utilizan para sustituir los sistemas de contraseña para ordenadores, teléfonos y sistemas de seguridad de acceso restringido.

En nuestros días la biometría se ha extendido hasta el punto de proteger documentos secretos como podemos ver en el caso de algunos Bancos. Estos ya están utilizando el reconocimiento de voz y procedimientos que identifican la frecuencia cardíaca para poder identificar la identidad de los clientes.

La biometría está siendo incorporada en los pasaportes electrónicos de todo el planeta. En los EEUU, los pasaportes de los ciudadanos tienen incorporado un chip que contiene los datos de las huellas dactilares, el iris o una fotografía de la cara del dueño del mismo. Estos pasaportes cuentan además con nuevas tecnologías que evitan que un lector de datos que no esté autorizado realice lecturas de los datos de dichos chips.

Historia de la biometría

Inicialmente la biometría se utilizaba en China desde por lo menos el siglo XIV. El escritor y explorador Joao de Barros escribió que los comerciantes chinos de la época estampaban impresiones y huellas de la palma de las manos de los niños en un papel cubierto con tinta. Este método se utilizaba normalmente para distinguir a los niños de los jóvenes.

Alphonse Bertillon, jefe del departamento fotográfico de la Policía de París, desarrolló el sistema antropométrico (también conocido más tarde como Bertillonage) en 1883. Este era el primer sistema bastante preciso, ampliamente utilizado científicamente para identificar a criminales y convirtió a la biométrica en un campo de estudio. Funcionaba midiendo de forma precisa ciertas longitudes y anchuras de la cabeza y del cuerpo, así como registrando marcas individuales como tatuajes y cicatrices. El sistema de Bertillon fue adoptado de forma extensa en occidente hasta que aparecieron defectos en el sistema. Principalmente problemas con métodos distintos de medidas y cambios de medida. Después de esto, las fuerzas policiales occidentales comenzaron a usar la huella dactilar, que era esencialmente el mismo sistema visto en China cientos de años antes.

Funcionamiento de los sistemas biométricos

En un sistema de Biométrico estandar, él individuo se registra con el sistema cuando una o más de sus características físicas y de conducta es obtenida, procesada por un algoritmo numérico, e introducida en una base de datos. Idealmente, cuando entra, casi todas sus características concuerdan; entonces cuando alguna otra persona intenta identificarse, no empareja completamente, por lo que el sistema no le permite el acceso. Las tecnologías actuales tienen tasas de acierto que varían ampliamente (desde valores bajos como el 60%, hasta altos como el 99,9%).

Dependiendo de la técnica biométrica utilizada, los parámetros que se suelen considerar son distintos: los surcos de las huellas dactilares, la geometría de nuestra mano, la voz, la imagen del rostro, etc. De estos parámetros se extrae un patrón único para cada individuo, que será el utilizado para posteriores comparaciones.

Las tecnologías biométricas se aplican en dos fases: registro y autenticación.

Habitualmente para poder ser utilizado, Las personas deben registrar su identidad en el sistema por medio de la captura de una serie de parámetros biométricos. Este es el llamado proceso de registro, que se compone de tres fases diferentes:

  • Captura: de los parámetros biométricos del individuo
  • Procesamiento: creando una plantilla con las características personales de los parámetros capturados.
  • Inscripción: de la plantilla procesada guardándola en un medio de almacenamiento adecuado. Una vez que la inscripción está completa, el sistema puede autenticar a las personas mediante el uso de la plantilla.

Posteriormente, mediante el proceso de autenticación se captura una muestra biométrica de la persona que se comparará con las plantillas ya registradas previamente.

Tipos de tecnologías de identificación biométrica

Dependiendo de qué tecnologías utilizan los sistemas de identificación biométrica se dividen en:

  • Dinámicos: Utilizan tecnologías de comportamiento que comparan acciones o movimientos.
  • Estáticos: Utilizan tecnologías fisiológicas que comparan y miden rasgos de origen físico.
  • Multimodales: Combinan distintas técnicas estáticas y dinámicas.

Tecnologías Fisiológicas

Este tipo de tecnologías se caracterizan por considerar distintos parámetros derivados de la medición de algún rasgo meramente físico de la anatomía humana para poder identificar a las personas.

Dentro de este tipo podemos encontrar, por ejemplo:

  • Huella Dactilar: Es el rasgo biométrico más utilizado para autenticación. Se han desarrollado una amplia gama de tecnologías de captura, con distintas características de funcionamiento. Asimismo, tiene como ventajas su alta tasa de precisión y su facilidad de uso.
  • Reconocimiento facial o del rostro: El reconocimiento facial es una técnica mediante la cual se reconoce a una persona a partir de una imagen o fotografía. Para ello, se utilizan programas de cálculo que analizan imágenes de rostros humanos.
  • Reconocimiento del Iris ocular: Utiliza las características del iris humano con el fin de verificar la identidad de un individuo.
  • Reconocimiento de la geometría de la mano: utiliza la forma de la mano para confirmar la identidad del individuo. Para la captura de la muestra se emplean una serie de cámaras que toman imágenes en 3-D de la mano desde diferentes ángulos.
  • Reconocimiento de retina: El escáner biométrico de la retina se basa en la utilización del patrón de los vasos sanguíneos contenidos en la misma.
  • Reconocimiento vascular: En la biometría vascular se extrae el patrón biométrico a partir de la geometría del árbol de venas del dedo (o de las muñecas).
  • Forma de las orejas
  • Textura de la superficie dérmica

Tecnologías biométricas del comportamiento

Las tecnologías biométricas de comportamiento se caracterizan por considerar en el proceso de identificación rasgos derivados de una acción (al escribir, al caminar, etc.) realizada por un individuo.

  • El Reconocimiento de firma: Esta técnica analiza la firma manuscrita para confirmar la identidad del usuario firmante.
  • Reconocimiento de voz: Las aplicaciones de reconocimiento de voz usan sistemas de inteligencia artificial (en concreto redes neuronales) para aprender a identificar voces.
  • Reconocimiento de la forma de andar: Este método toma como referencia la forma de caminar de una persona.

La protección de nuestra identidad en el siglo XXI

Un posible acceso no autorizado es más difícil cuando los sistemas requieren de múltiples medios de autentificación, como puede ser la detección del parpadeo. Con el objetivo de frustrar y eliminar cualquier ataque malintencionado, muchos sistemas de seguridad incluyen datos biométricos con características como la edad, la altura o incluso el sexo.

Lo positivo y lo negativo de la biometría

La autentificación por medio de sistemas biométricos resulta muy eficaz. No obstante los defensores de la privacidad individual temen que esta clase de seguridad vaya en contra de esta misma. Existe una extendida preocupación de que se recopilen datos de origen personal con demasiada facilidad y sin los consentimientos debidos.

Uno de los beneficios que otorga la tecnología biométrica es que hace que no sea necesario llevar una tarjeta o llave para acceder a un edificio. Las infraestructuras de grandes redes empresariales, las identificaciones en el gobierno, se benefician del uso de este tipo de verificaciones.

El reconocimiento facial es muy habitual en ciertas ciudades del mundo en las que los ciudadanos utilizan esta tecnología para realizar compras habituales como es el caso de China.

Desde el pasado 12 de Mayo de 2019, en España es obligatorio en que se registre el horario de inicio y finalización de la jornada laboral de los trabajadores. Con el control de acceso biométrico esa información queda recogida y almacenada de forma automática, lo que facilita la gestión documental por parte de los departamentos de Recursos Humanos y de los propios trabajadores.

Otras zonas del mundo son conocidas por contar con multitud de cámaras de circuito cerrado como en Londres.

Hoy en día existen ciudades como Nueva York o Moscú donde se están vinculando cámaras de circuito cerrado con reconocimiento facial para ayudar a las Fuerzas de Seguridad en la lucha contra la delincuencia.

Almacenar datos biométricos en un dispositivo electrónico como un teléfono móvil está considerado más seguro que confiarlo a un posible proveedor de servicios

En el aeropuerto de Dubai, los viajeros ya son fotografiados por más de 80 cámaras a medida que pasan por un túnel específico situado para tal fin.

Otro de los problemas que podemos encontrar en este tipo de sistemas de seguridad es que los cibercriminales ven estas bases de datos personales como objetivos prioritarios. Uno de los casos más conocidos fue cuando la Oficina de gestión de personal de EEUU fue hackeada el pasado año 2015. Los delincuentes pudieron en este caso apoderarse de las huellas dactilares de casi 6 millones de ciudadanos, dejándolo vulnerables ante este robo de identidad.

Hoy en día, almacenar datos biométricos en un dispositivo electrónico como un teléfono móvil está considerado más seguro que confiarlo a un posible proveedor de servicios.

La diferencia existente en este tipo de robos con los de una base de datos de contraseñas se encuentra en que, si una de nuestras contraseñas ha sido robada o se ve amenazada se puede cambiar. En cambio los datos de origen biométrico seguirán siendo siempre los mismos.

A pesar de estos riesgos, la tecnología biométrica nos ofrece grandes soluciones de seguridad, puesto que estos sistemas son difíciles de sustituir o replicar.

Los tipos de biometría

Los dos tipos principales de identificadores biométricos hoy en día son las características fisiológicas o las características de comportamiento de las personas.

Los identificadores fisiológicos se refieren a la composición del usuario que se está autentificando:

  • reconocimiento facial
  • huellas dactilares
  • la geometría de los dedos (el tamaño y la posición de los dedos)
  • reconocimiento del iris
  • reconocimiento de las venas
  • escaneo de la retina
  • reconocimiento de la voz
  • cotejo de ADN (ácido desoxirribonucleico)
  • firmas digitales.

Por otro lado, Los identificadores de comportamiento incluyen las formas únicas de actuar de los individuos, incluyendo el reconocimiento de los patrones de escritura, la forma de caminar y otros gestos. Algunos de estos identificadores de comportamiento pueden utilizarse para proporcionar una autenticación continua en lugar de una única comprobación de autenticación.

La Biometría y dispositivos móviles

Los smartphones nos ofrecen cada día más funcionalidades y nos sirven para acceder a un creciente número de servicios. Esto los convierte en una potencial fuente de amenazas.

Gran número de smartphones incluyen dispositivos de autenticación biométricos. Y no solo incorporando sensores de huella dactilar sino otras tecnologías biométricas también como el reconocimiento facial. No solo para desbloquear el dispositivo si no para otras tareas como la aprobación de pagos y como parte de servicios de autenticación multi factor.

La falta de aceptación cultural

Esta amenaza aparece en determinados grupos demográficos cuyas normas sociales o religiosas no favorecen la toma de muestras en determinadas técnicas. Por ejemplo, en algunas culturas el reconocimiento facial no es válido ya que no todos los ciudadanos llevan el rostro al descubierto. En otras la lectura de la huella dactilar está considerada una práctica antihigiénica, etc…

Conclusiones

La biometría es una de las mejores formas de autenticar usuarios que existen hoy en día y para reforzar la seguridad, debido a que valida características inherentes al usuario y que en tehoría, el único que puede tener tales características es el verdadero usuario.
En un sistema biométrico es particularmente importante revisar la seguridad de los procesos de captura y transferencia de la muestra biométrica, debido a que son los más susceptibles de ataques dentro del sistema de autenticación,
puesto que al ser robada la información biométrica de un usuario se pierde totalmente la seguridad.

Emplear una huella u otros rasgos biométricos, fomenta que el usuario final no tenga conciencia de la importancia de mantener su información personal segura, y olvide las buenas prácticas en materia de privacidad, como acostumbrarse a memorizar buenas contraseñas, utilizar una para cada servicio, cambiarlas a menudo, o evitar apuntarlas y utilizarlas en lugares donde puedan ser copiadas por personas malintencionadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Verificado por MonsterInsights